Gastronomía en la costa


El arroz, las verduras, el pescado y el marisco son los elementos básicos de la cocina de nuestra costa. Difícilmente se entiende una celebración de cualquier tipo, sin la emblemática paella. La paella valenciana, la paella marinera, la paella mixta, el arròs a banda, el arròs negre (recibe este nombre por la tinta del calamar), la paella de verduras, el arroz caldoso, el arroz al horno, el arroz con col, son platos que tienen a este cereal como elemento básico.

El pescado blanco y azul, en todas sus variedades, y el marisco pueden degustarse en todo Castellón y son innumerables las recetas que tienen como base el exquisito sabor de los frutos del mar.

Gastronomía en el interior


Las longanizas, butifarras, las frituras y los guisos de toda clase, son protagonistas en la inmensa mayoría de las cocinas. También son muy conocidos los tradicionales tombets, elaborados a base de carne y acompañados con caracoles de montaña (muy típicos y sabrosos), setas (abundantes en nuestros pinares) y verduras.

Especialmente típica de nuestra provincia es la olla, que tiene muchas variedades; en algunos casos, producto de la tradicional matanza, junto con un buen número de verduras.

Nuestras frutas y verduras


La fruta más extendida en las tierras castellonenses es, por supuesto, la naranja, y con ella, las frutas de la huerta: manzanas, cerezas, peras, melones… muy diferentes según la estación del año.

La huerta castellonense, extendida de norte a sur a lo largo de la costa, ha dado a la cocina una aportación decisiva. Aquí se consumen diariamente las más variadas hortalizas; que en muchos casos son, incluso, base de una alimentación suave y natural que supone el eje de lo que popularmente se conoce como “dieta mediterránea”. La alcachofa de Benicarló, con denominación de origen es un buen ejemplo de ello.

Los dulces


Existe también una honda tradición pastelera y de repostería, siempre presente en cualquier mesa.

La variedad de pastas saladas es notoria, con modalidades distintas según los municipios. Suelen presentarse rellenas de verduras, carne e incluso en ocasiones, marisco.

Las pastas dulces son típicas en fechas señaladas como Pascua, fiestas de agosto, fiestas locales o Semana Santa. Se suele combinar la pasta con nueces, cabello de ángel, boniato, requesón y otras variedades